Las 3 Consecuencias de Eliminar DACA Que Todo Ciudadano Americano Va a Sufrir

Consecuencias de Eliminar DACA

A principios de septiembre de este año, el presidente Donald Trump tomó la decisión de poner fin al programa DACA – un programa que protege de la deportación a los inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños – el cual fue firmado por decreto presidencial del expresidente Barack Obama.

Esta medida ha causado descontento y una ola de críticas contra el gobierno de Trump, quien desde su campaña presidencial había advertido que tomaría acciones severas en contra de los inmigrantes, pero esta decisión supone grandes consecuencias.

DACA, según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos para el 2015; beneficiaba al menos a unos 790 mil jóvenes inmigrantes, además de protegerlos contra la deportación, les permitía tener un permiso de trabajo, número de seguridad social y la oportunidad de estudiar.

Llama hoy al (619)717-2233 para una consulta legal gratis!

Los llamados “dreamers” – jóvenes beneficiados por DACA – enfrentan la deportación ahora que el programa ha sido cancelado. Hubo mucha incertidumbre de cómo era posible que el presidente Trump haya tomado la decisión sin tener el apoyo del congreso, y es que DACA al ser una orden ejecutiva del expresidente Barack Obama, puede ser anulada o suspendida por el presidente sucesor sin la necesidad del apoyo del congreso.

Aunque el presidente Trump cuando asumió el poder aseguró que no iría en contra de los dreamers, esta decisión cambia completamente el panorama y los “ciudadanos” beneficiados se enfrentan ahora a 3 terribles consecuencias tras eliminar DACA.

Las condiciones de Trump

Sin embargo, Trump, ha propuesto una serie de condiciones para permitir que el programa continúe. Esta lista, la cual los expertos consideran que es muy “agresiva” fue publicada un mes después de que el programa culminara.

Esta lista de condiciones asegura que daría protección a los jóvenes inmigrantes, pero, estos se enfrentan a casi unos imposibles requisitos para poder ser parte del programa. Trump, les ha exigido a los legisladores que incluyan medidas para fortalecer la seguridad y el cumplimiento de las leyes de inmigración.

Dentro de esa lista de requerimientos, el gobierno del actual presidente de los Estados Unidos, pide que se haga más difícil la entrada de menores de edad que no estén acompañados al país, así como también dinero para la construcción del muro en la frontera con México que Trump prometió en su campaña electoral y, además, recortes a la inmigración legal. Estos requerimientos deben de ser cumplidos en un período de 6 meses por el Congreso para hacer que el programa sea permanente.

Trump apoya su decisión diciendo que esta lista representa la importancia que su gobierno le da a los temas de inmigración y seguridad fronteriza y, además, de que busca la protección de los puestos de trabajo de los americanos. Si el Congreso americano llega a cumplir con esta lista, miles de jóvenes podrían ser deportados y a otros se les haría casi imposible poder optar al programa y reduciría la oportunidad de obtener la Green Card, y las consecuencias de eliminar DACA seguirían creciendo cada vez más.

En una nota publicada por CNN en español, la Casa Blanca, explica que el presidente está haciendo “un esfuerzo de buena fe” para alcanzar un acuerdo entre ambos partidos. “Los líderes de ambos partidos del Congreso le pidieron al presidente una lista de sus prioridades” y la Casa Blanca se comprometió en un “proceso deliberativo” preguntándoles a varias agencias fundamentales para ayudar a construir la lista.

Las tres consecuencias de eliminar DACA

Sin embargo, existen serias consecuencias de eliminar DACA, no solamente la fuga de talentos, o la fuerza laboral sino también efectos económicos que pueden ser perjudiciales para Estados Unidos.

La repercusión económica

Un estudio realizado por el portal de noticias lavanguardia.com explica que acabar con el programa migratorio de los “dreamers” provocará pérdidas de hasta 460.300 millones de dólares (unos 386.739 millones de euros) en la próxima década y afectará a miles de mexicanos, nacionalidad de tres cuartas partes de los beneficiarios.

Esta pérdida millonaria se debe a que al ser deportados los más de 700 mil beneficiarios por el programa, la fuerza laboral se vería afectada, por lo tanto, el Producto Interno Bruto (PIB) sufría de esta disminución de capital.

Expertos consideran que, aunque el presidente Trump haya decidido terminar con el programa momentáneamente, las consecuencias de eliminar DACA serían catastróficas. El panorama no ha cambiado y es más preocupante. Tom Jawetz, vicepresidente del Center for American Progress (CAP) explicó a la agencia de noticias EFE que: DACA impacta positivamente la vida de esos jóvenes, de sus familias y de la economía de los Estados Unidos en general.

Por eso, advirtió que si son eliminados de la fuerza laboral el impacto no solo se sentirá en el Producto Interno Bruto (460,1 millones de pérdida), sino también en las contribuciones al Seguro Social y el Medicare (24.000 millones) en una década.

En este mismo sentido, David Bier, analista del Cato Institute, que también participó en el estudio, destacó por su parte el “costo innecesario” que tendrán que asumir los empleadores para reemplazar a los trabajadores despedidos, estimado en 2.000 millones de dólares en dos años.

La reducción inmediata de la fuerza laboral

Otra de las 3 consecuencias de eliminar DACA que Estados Unidos debe enfrentar, es la reducción inmediata de la fuerza laboral. Se estima que cada 13 segundos, sería despedido un joven que era beneficiado por el programa nada más en el tercer trimestre de 2018.

Teniendo en cuenta que al menos el 46% de los dreamers se encuentran actualmente estudiando y el 83% de ellos trabaja, según con cifras suministradas por el Center for American Progress, un centro de pensamiento considerado progresista, esta cifra se vería afectada, ya que se estima que al menos unos 2000 jóvenes fueron despedidos en la primera semana del cierre del programa.

Aunque desde que Trump asumió la Presidencia en enero pasado, unos 200.000 jóvenes renovaron por dos años su estatus migratorio, que supone además un permiso de trabajo, estos no están a salvo por mucho tiempo, ya que mientras el programa continúe cerrado, estos jóvenes se verían dentro de la cifra de 11.000 despidos semanales que se prevé que realicen las empresas.

Si esto sucediera, en un estudio publicado a principio de octubre por Todd Schulte, presidente de la organización empresarial FWD.us. estimó que en los próximos dos años habría unos 1.400 despidos diarios por la pérdida de protección de los “dreamers”.

Llama hoy al (619)717-2233 para una consulta legal gratis!

Cuando comenzó el programa DACA en el 2012, los jóvenes que se vieron beneficiados, comenzaron a percibir mejoras laborales. Al menos un 54% logró conseguir un empleo el cual encajaba de acuerdo a su formación académica, además, un 56% pudo acceder a mejores beneficios sociales, así como también a seguro médico.  Ahora, estas cifras se ven en peligro, y no solo afectará la vida de estos jóvenes, sino también a las empresas y a la economía del país.

Un retroceso moral y social del país

Ahora bien, la tercera consecuencia de eliminar DACA está asociada más allá de la economía y la fuerza laboral del país, sino también con un retroceso moral y social de los Estados Unidos.

El país de los sueños ha sido el “final del camino” para muchas personas que llegan al suelo americano buscando más y mejores oportunidades. Esto ha sido así desde principios de la historia americana; los inmigrantes han sido una parte fundamental del desarrollo de este país.

En la actualidad en Estados Unidos 57 millones de personas son latinas. Es decir, uno de cada 17 residentes del país es de origen hispano. De estos 57 millones, al menos el 63% son jóvenes que llegaron a temprana edad al país.

Estos jóvenes se han convertido en la mayor fuerza laboral en los últimos años. Teniendo en cuenta que la mayoría de ellos forman parte de la llamada generación Millennials, la cual conforma el 19% de la fuerza laboral mundial.

La deportación de estos jóvenes no solo supone un efecto negativo a la economía de los Estado Unidos, sino que moralmente, es algo que afectará indiscutiblemente a la población americana, ya sea que se vea afectada directa o indirectamente.

Si a esto le sumamos la crisis social existente en el país, las cifras de acoso y agresiones solamente irían en aumento en los próximos años. Ni mencionar que miles de familias se verían separadas por el cierre del programa DACA.

Las consecuencias de eliminar DACA son catastróficas desde cualquier punto en que se vea. Las nuevas generaciones se han visto afectadas no solo económicamente sino emocional y psicológicamente. Quienes llegan a los Estados Unidos lo hacen con el sueño de convertirse en un ciudadano más del país. Este programa desde el 2012 ha permitido a miles de jóvenes que llegaron desde temprana edad a realizar y trabajar por este sueño.

No se sabe con exactitud qué pasará con el futuro de estas personas o con el programa. Cualquiera que sea la respuesta del Congreso antes las peticiones del presidente Trump y de su gobierno para volver a poner en marcha el programa, las consecuencias de eliminar DACA no tienen marcha atrás, y solamente queda esperar cuál será la próxima medida que tomará los legisladores en esta materia.